×

Un besamanos con sabor amargo

Un besamanos con sabor amargo

Un besamanos con sabor amargo, principalmente porque no hubo la capacidad de quien está al frente de la Secretaria de gobierno de respetar  la Libertad de expresión y manifestación, ¿Por qué digo esto?, porque  este domingo el gobierno del estado a través, de sus golpeadores y de la fuerza pública vestidos de civiles, reprimieron a Tlaxcaltecas que su único pecado fue dar a conocer la intromisión del gobierno del  estado, en la autonomía de los sindicatos como es el caso del sindicato 7 de mayo, que lleva más de  dos años que no le extienden su toma de nota, por el simple hecho de que el Edgar Tlapale, ex dirigente del sindicato se la jugó con la candidata prii0sta Anabel Avalos, aunque la realidad es que atrás del conflicto sindical, están sus compadres de la gobernadora, quienes  ya mostraron dos y tres veces que ya no tienen poder de convocatoria, pero la gobernadora en su afán de querer controlar todo, sigue un juego perverso de no reconocer la voluntad de la clase trabajadora, lo que le ha ocasionado no solo marchas y manifestaciones,  sino ser exhibida como la peor gobernante del estado en solo dos años de gobierno, no solo por la burocracia estatal, sino por  gran parte de la sociedad tlaxcalteca,  las mediciones de su aceptación y popularidad van en picada y si bien, este domingo reunió según sus aduladadores más de  10 mil acarreados, estos  representan muy poco porcentaje de los más de 300 mil votos que presume la mandataria le hicieron ganar en el 2021.

Como circo, sin duda fue un buen evento donde los presente disfrutaron de música y de un show, que después de 40  minutos ya tenía cansados a los presentes, pues a la 11 de la mañana los acarreados, no perdón, los convencidos seguidores del lorenismo,  ya sentían el rigor  de un día soleado, por lo que sus caras ya manifestaban aburrimiento y cansancio, muchos sólo pasaron lista y se fueron, pero la mayoría contra su voluntad aguantaron por temor a ser señalados por sus jefes  y sus líderes políticos, quienes  ya habían recibido su chayo, de ahí que  tuvieron que aguantar un ritual al puro estilo del viejo sistema político, sin duda quienes se llevaron el show, fueron los funcionarios públicos, que  aspiran a puestos de elección popular en el 2024, ya que se mostraron amables, dando abrazos y saludos, solo que los ciudadanos ya no se les engaña y saben que las posibilidades de Sergio González, Alfonso Sánchez,  de las hijas de la gobernadora y algunos funcionarios  de medio pelo  son mínimas, ya que Claudia Sheinbaum, no creo que olvide la traición; de ahí que muchos de los presentes preguntaban por la diputada  Dulce Silva y por personajes de la política nacional, nombres Leticia, Gonzalo y Roberto, quienes tienen credencial de elector de Tlaxcala, y pueden ser senadores o diputados federales  por nuestro estado, sino al tiempo.

A dos años de gobierno el informe de Cuellar Cisneros,  casi pasó desapercibido, ya que los presentes estaban más interesados en lo que sucedía afuera que en escuchar a la gobernadora quien se le veía nerviosa y hasta titubeante ya que los gritos de “FUERA LORENA” “FUERA LORENA,” LORENA NOS TRAICIONASTE” y varios adjetivos más, la hicieron improvisar algunas partes de su informe y tuvo que hacer pausas, si bien se engallo y toco el tema de Pensiones Civiles, solo lo hizo como un recurso para medio salir de la gritería ya que no dio nombres de quienes defraudaron, ni quienes se beneficiaron con gastos millonarios, como dice el perro Bermúdez, “la tuvo y dejo ir la oportunidad”, pudo haber salido en hombros y no entre silbidos y recordatorios familiares,  por cierto, al segundo informe no llegó ningún representante del Presidente Andrés Manuel López Obrador, ni funcionarios federales, ni el líder nacional de Morena, ¿Será que la gobernadora no quiso que el repudio de su gente fuera comentario nacional?, ojalá esta mala experiencia le sirva a la inquilina de Palacio de Gobierno, para recomponer el camino, hay Tlaxcaltecas con mucha experiencia que se la jugaron con ella y no han sido tomados en cuenta, y  otros que pertenecen a otras ideologías pero quieren a su estado, ya que soportar 4 años de señalamientos y gritos la pueden llevar a una embajada o a una dirección nacional, para Claudia Sheinbaum, sería una inmejorable salida para cobrar la factura, sino al tiempo.

Pasando a otro tema, una vez que el partido oficial y los partidos que forman la oposición, han dado a conocer quiénes serán sus candidatas en el 2024, la guerra político electoral  por las 9 gubernaturas , las senadurías, las diputaciones federales y las presidencias municipales,  ya  están en su apogeo y  Tlaxcala no puede ser la excepción, en los cafés, restaurantes y en todos los lugares de reunión ya se escuchan los nombres de polític@s y de algunos personajes de la ciudadanía que buscaran  primero; ser  aspirantes y luego, ser candidatos en el 2024, en este juego no sólo la clase política, sino también  muchos incautos ciudadanos  tratan de posesionar a X o tal suspirante, al fin, el decir no empobrece,  en este juego le entran hasta quienes se supone deben ser imparciales, como son algunos  directores de medios  de comunicación, quienes se sienten con el derecho de hacer señalamientos olvidando que muchos tienen un pasado nada envidiable como ser alcohólicos arrepentidos  o ser señalados de maltrato familiar y que  han venido a Tlaxcala, a buscar fortuna   y gracias a la nobleza de los tlaxcaltecas hoy se sienten súper directores o periodistas, cuando en sus estados eran  unos perfectos desconocidos y hoy se sienten perdonavidas, pero bueno dice el dicho popular “no tiene la culpa el indio, sino quien lo hace su compadre”, la próxima semana ahondaré sobre este tema.

Por último, un saludo a mi amigo Alejandro García Arenas, un hombre de mil batallas, cauto y sin protagonismo, pero con un gran arraigo tanto en el periodismo como en la política, salud por eso.

Denuncias